Autodescubrimiento – retos y desafíos

Todos los seres humanos atravesamos diferentes etapas en nuestra vida, caracterizadas por cambios internos propios de la edad y por las experiencias vividas en el mundo que nos rodea.

Poco a poco vamos adquiriendo aprendizajes y moldeando nuestro comportamiento en base a dichas experiencias, sin embargo, este no es un camino fácil sino más bien lleno de retos y desafíos. 

Deseo de conocer

Por otra parte, tenemos también una característica peculiar: deseo de conocer. Necesitamos entender el qué, el por qué y el para qué de las cosas, incluso de nosotros mismos, de dónde venimos, qué hacemos, por qué lo hacemos y para dónde vamos.

Miedo

Así, cuando no podemos responder dichas preguntas y estamos enfrentando desafíos, nos embriaga una incertidumbre inquietante. Nos asustamos. Empieza a crecer un animalito salvaje llamado Miedo. El miedo hace que solo veamos una parte de la realidad (esa que nos asusta) y nos deja encerrados ante unas pocas opciones de respuesta: movernos o paralizarnos.

Reaprender

Cuando podemos detenernos a reflexionar sobre el miedo, nos damos cuenta que muchos de ellos fueron válidos en un momento dado, porque así lo aprendimos, pero luego de transcurrido un tiempo, estos ya no son funcionales, ya no aplican a la realidad actual y hace falta domesticarlos, convertir el animal salvaje en un animal domesticado. Es decir,  se necesita reaprender en base a las nuevas experiencias y desligarnos de las experiencias del pasado, se hace necesario dejar ir.

Toca soltar aquello que nos hace daño, que nos preocupa y nos lastima, entender que mucho de esos temores solo viven en nuestra mente porque así lo permitimos.

Alimentando al miedo

Nos pasamos el tiempo alimentando al miedo con pensamientos negativos y con suerte nos damos cuenta que hay algo que podemos hacer al respecto. Es aquí cuando descubrimos que somos protagonistas sobre lo que pasa por nuestra mente, tenemos la capacidad de tomar control sobre nuestra mente.

Autodescubrirse

La incertidumbre disminuye, empezamos a darnos cuenta de que las respuestas son y están en nosotros mismos y podemos movernos (no paralizarnos) hacia lo que nos hace sentir bien. Tal vez nos percatamos de algunos errores del pasado, porque de eso se trata, mirar dentro de sí y ser capaz de reconciliarse, integrar los momentos positivos y los negativos… Autodescubrirse

Pero, ¿Cómo es mirar dentro de sí? Cómo es autodescubrirse realmente?

Es un proceso guiado mediante el cual contactamos con el verdadero sentido de nuestra vida.

Autodescubrir nuestros valores y deseos

Es una experiencia profunda que unifica nuestros pensamientos, emociones y acciones de modo que comenzamos a vivir de forma coherente con nuestros valores y deseos, nos desprendemos de hábitos y comportamientos automáticos y activamos nuestra voluntad y motivación para vivir de forma más consciente y plena.

Somos más

El Autodescubrimiento nos lleva a conocernos y darnos cuenta de que somos más que lo que pensamos, es un proceso donde aprendemos a transformar esos pensamientos negativos y obtenemos las herramientas para afrontar el miedo que de estos se derivan.   

Descubrirnos significa también reconocernos, y por tanto, dejamos de olvidarnos. Es un viaje al interior donde contactamos con nuestras heridas para curarlas, fomentamos el amor propio, comenzamos a valorar nuestros recursos y potenciales, y nos reconciliamos con lo que no nos gusta de nosotros mismos, aceptandonos y queriéndonos tal y como somos. 

Autodescubrirse

…es una experiencia de trasformación, cambia la percepción que tenemos de nosotros mismos y de lo que nos rodea, desarrolla nuestra capacidad de gestionar cambios positivos y genuinos que nos llevan a reinventarnos como persona, a construir una versión mejorada de nosotros mismos, a ser la persona que realmente queremos para nosotros”.

Johanna y Leticia. 

PsiqueNlinea centro de psicoterapia online