Crónica “Pensé que había algo allí”

Incluye crónica de nuestra seguidora que se llama Claudia Castillo.

Ella lo conoció por casualidad pero quiso llamarlo “destino“, pensó que el universo había conspirado para hacerla feliz. Se enamoró de su forma de hablar sin palabras, de su sonrisa que detenía la rotación de la tierra y rompía las barreras espacio-tiempo, de sus lunares con los que creaba nuevas constelaciones, de sus caricias tiernas sin rozar su piel. Ella lo hizo poema y él la hizo redefinir la palabra amor. Ella era feliz pero él parecía vacío, vacío como un grito en la nada, vacío como un cielo sin estrellas, vacío como el sol sin la luna. Ella cayó en la cuenta de que su corazón no le pertenecía, que en algún otro lugar alguien más lo esperaba para ser poesía, se dió cuenta que el hilo rojo se había enredado y había llamado amor a un nudo, con el corazón roto y lágrimas en los ojos tuvo que desenredar el hilo y esperar lo que para ella si era destino.

Claudia Castillo

¿Cuál es tu historia?

Es similar o completamente distinta. Haz clic en Comentar y escriba la tuya.