Esta ilustración la hice como una comisión a una chica que dijo que quería “desenredarse” de su hilo rojo. Supongo que hay quienes se sienten prisioneros de esta conexión. La entiendo.