“Nos conocimos apenas el año pasado,

¡cuán poquito tiempo!

Pero definitivamente hubo lo que muchos llaman “la conexión”

Ése día, en una suerte de drama personal, había hecho un dibujo que representaba el cierre de todas las “heridas” de mi corazón. Un cierre simbólico, para empezar una vida con el alma en alto y los sentimientos parchados, pero resistentes.

Al concluir, me di permiso de revisar las solicitudes de contactos que dejaba acumuladas por días….acepté unas tantas sin fijarme muy bien y de pronto…

– Hola
– ¿Hola?
– ¿Que tal? Gracias por añadirme
– No suelo hacerlo, ¿cómo llegaste a mi perfil?
– No lo recuerdo…pero, ¿te ayuda saber que ésto estaba destinado a suceder? Te he visto en mis sueños. Eres la mujer de mi vida.

Bastante aterrador, ¿cierto?

Entre broma y broma, la verdad asoma. Él vive en México, y yo de Perú. El es un escritor soñador e idealista. Yo soy una psicóloga realista y práctica.

Pasaron los meses conversando a deshoras, entre llamadas, whatsapps, skypeadas, dibujos, cartas y canciones… Y un día finalmente: la pregunta. Empezamos a “salir” virtualmente….pero

– Te prometo que te digo la verdad.
– No te creo

-¿Y en tres meses y cacho, dedicándote una canción diaria hasta que pueda cantarte una directamente al oído, me creerías?

Nos conocimos (finalmente, cara a cara) el 8 de Octubre del 2015. Pasó también tres meses en Perú, alquilando un minidepa y buscando un trabajo todos los dias, para quedarnos juntos.

No funcionó

Sin embargo, dicen que las relaciones a distancia son para valientes. Y la chispa, no desaparece. Estamos trabajando día a día para reencontrarnos en un futuro que implique no separarnos más. Éste será el San Valentín más loco que tendremos (una cenita a la luz del ordenador con el Skype colgándose cada cinco minutos), pero valdrá la pena….porque del otro lado del mundo, al otro extremo de cada dedo meñique, hay un hilo rojo que nos impide rendirnos.

NekoPau
*v* gracias, y yo solita me deseo suerte~~~~